CASTILLO DE CHAPULTEPEC

Standard
Castillo de Chapultepec

Castillo de Chapultepec

El Castillo de Chapultepec es una construcción palaciega ubicada en lo alto del cerro del mismo nombre, en el centro del Bosque de Chapultepec, situado en la Ciudad de México, a una elevación de 2.325 metros sobre el nivel del mar. Fue construido por el virrey Bernardo de Gálvez y Madrid sobre el cerro del Chapulín (Chapultepec es palabra de origen náhuatl «Chapulli, saltamontes, y tepe(tl), cerro, Chapultepetl», que significa “cerro del saltamontes” o “cerro del chapulín”).

Es el único Castillo Real en América, fue construido en la época del Virreinato como casa de verano para el virrey, se le dio diversos usos, desde almacén de pólvora hasta academia militar en 1841, también fue la residencia oficial del emperador Maximiliano I de México.

Ha sufrido ampliaciones, remodelaciones. Cuenta con diversos patios, escalinatas, jardines, vestíbulos, salas y amplios espacios característicos de los inmuebles del siglo XIX y principios del XX.

El castillo cuenta con un bulevar que conectaba directamente la residencia imperial con el centro de la ciudad, actualmente conocido como Paseo de la Reforma. Posteriormente el edificio se vio nuevamente en desuso, tras 10 años pasó a ser el primer observatorio astronómico de México por sólo 5 años, y después volvió a ser un Colegio Militar, para luego pasar a ser la residencia presidencial.

Desde el 27 de septiembre de 1944 es la sede del Museo Nacional de Historia “Castillo de Chapultepec” (del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y del Instituto Nacional de Antropología e Historia). Su director, desde 2014, es el historiador Salvador Rueda Smithers.

Periodo Virreinal

Cuando Bambalina salió para La Habana, el capitán Manuel Agustín Mascaró se hizo cargo de la dirección del proyecto y durante su mandato las obras se realizaron a un ritmo acelerado. Sin embargo, Bernardo de Gálvez fue acusado de construir una fortaleza con la intención de rebelarse contra la corona española desde allí. Su repentina muerte se produjo el 8 de noviembre de 1786, con la suposición de que pudo haber sido envenenado, pero no se hallaron pruebas que apoyaran esta.

Sin un ingeniero a cargo, la Corona Española ordenó que la construcción se subastara a un precio equivalente a una quinta parte del total gastado en el proyecto. Después de no encontrar compradores, el virrey Juan Vicente Güemes Pacheco destinó el edificio para albergar el Archivo General del Reino de la Nueva España. Esta idea no prosperó, a pesar de que ya se tenían los planos adaptados para este propósito.

Alexander von Humboldt visitó el sitio en 1803 y condenó la venta de puertas, ventanas y cristales del palacio como una forma de recaudar fondos para la Corona. El edificio finalmente fue comprado en 1806 por el gobierno municipal de la Ciudad de México.

Independencia de México

El Castillo de Chapultepec fue abandonado durante la Independencia de México (1815-1821) hasta muchos años después, en 1833. En ese año el edificio fue elegido para ser la ubicación del Colegio Militar; como consecuencia, se hicieron varias modificaciones estructurales, incluida la adición de la torre de vigilancia.

Guerra mexicano-estadounidense

Durante la Guerra mexicano-estadounidense (1846-1848), el ejército estadounidense bombardeó el castillo desde el 12 hasta el 13 de septiembre de 1847, e izó en sus murallas la bandera estadounidense, en señal de victoria.

Ese mismo día, el 13 de septiembre de 1847, los Niños Héroes murieron defendiendo el palacio, cuando éste era tomado por los soldados norteamericanos durante la Batalla de Chapultepec. Actualmente los cadetes son honrados por un monumento a la entrada del Bosque de Chapultepec, y tanto el nombre colectivo “Niños Héroes” como los nombres individuales son sinónimo de entrega y valor.

Segundo Imperio Mexicano

Con el nombre de Castillo de Miravalle en esta etapa el palacio comenzó a adquirir una imagen moderna, cuando a la llegada del emperador Maximiliano de Habsburgo, Maximiliano I de México, y su esposa la emperatriz Carlota en 1864 decidieron establecer ahí su residencia oficial. El Emperador contrató a varios arquitectos europeos y mexicanos, entre ellos Julius Hofmann, Carl Gangolf Kayser, Carlos Schaffer, Eleuterio Méndez y Ramón Rodríguez Arangoity, para realizar varios proyectos que siguieron un estilo Ecléctico en la arquitectura (contrastando con el resto del castillo que tiene una arquitectura neoclásico) y convertir el palacio en un lugar más habitable.

El botánico Wilhelm Knechtel se encargó de crear el jardín situado en la azotea del edificio. Además, el Emperador trajo de Europa varias piezas de mobiliario, arte y muchos otros finos artículos que siguen exhibiéndose hasta el día de hoy. Debido a que el palacio estaba retirado de la Ciudad de México, el emperador Maximiliano ordenó la construcción de un bulevar que conectaba directamente la residencia imperial con el centro de la ciudad, y decidió nombrarlo Paseo de la Emperatriz (en honor a su esposa). El actual Paseo de la Reforma.

Edad moderna

Actualmente se continúa utilizando como museo, sus 19 salas contienen un vasto rango de artículos que rebasan los noventa mil donde se exhibe e ilustra la historia de México desde la conquista española, con diversos objetos tales como armaduras medievales, espadas y cañones entre muchos otros. Su colección de objetos los ha organizado en 6 curadurías:

  • Pintura, escultura, dibujo, grabado y estampa.
  • Numismática.
  • Documentos históricos y banderas.
  • Tecnología y armas.
  • Indumentaria y accesorios.
  • Mobiliario y enseres domésticos.

Además brinda servicios como biblioteca, videoteca, fototeca y visitas guiadas.

Calaveras Mexicanas

Standard
Calaveras Mexicanas

Calaveras Mexicanas

Las calaveritas literarias son una tradición mexicana relacionada al Día de Muertos en la cual mediante versos con rimas se expresan de manera burlesca algunos aspectos de la personalidad o bien defectos de la persona de una forma satírica. Sin embargo a pesar de su amplia difusión actualmente en México, sus orígenes aparecen al final del virreinato.

El surgimiento, en la Época Virreinal

Los escritores mexicanos comenzaron a utilizar a modo de burla los largos y ostentosos nombres y epitafios utilizados por los nobles y poderosos de la época virreinal, realizando su propia versión, la cual por lo general se trataba de una crítica social dedicada a algún miembro del estado burlándose o bien reclamando a la persona hechos en favor de la comunidad.

México Independiente

Las calaveras como medio de expresión fueron reprimidas no solo en sus orígenes sino también durante el siglo XIX, debido a las burlas hechas a los gobernantes que no podían ser dejadas pasar por alto. Es una forma de expresión propia de la época en la cual en los periódicos alrededor del mundo realizaban ya caricaturas a modo de burla de los políticos y miembros de las casas reales debido a sus acciones o bien decisiones políticas. Así México se une de manera especial a la crítica social que marcará las revoluciones de las décadas venideras alrededor del mundo.

Sin embargo es durante el México independiente que estas expresiones literarias cobran más fuerza, siendo publicadas alrededor de 1840 por primera vez en un periódico del país. Es en la segunda mitad del siglo XIX cuando cobran mucha más fuerza y comienzan a hacerse populares entre la población, acostumbrada a la inestabilidad política característica del país en sus primeras décadas de vida.

Es José Guadalupe Posada, un famoso ilustrador mexicano, quien nos da la famosa imagen de la Catrina o la Muerte que conocemos hoy en día, dándole ese toque burlesco propio de las calaveritas, haciendo sus ilustraciones un tradición que aún el día de hoy utilizamos en el día de muertos. Es el quien le da apariencia y vida a la Catrina en el imaginario colectivo mexicano.

Las calaveras en la actualidad

En la actualidad siguen siendo utilizadas y enseñadas a los niños en la instrucción elemental del país, son un legado de las tradiciones mexicanas, que ayudan a expresar sentimientos hacia una persona que en otros contextos probablemente serían difíciles de decir, pero qué mejor excusa que la celebración de Día de Muertos para expresar todo lo que tenemos dentro.

Ejemplos

Los vivos y no tan vivos
No son los muertos los que en dulce calma
viven en sus tumbas frías,
muertos son los que tienen muerta el alma
y viven todavía.
La huesuda en el casino

La huesuda andaba parrandeando en el Casino Royal
donde se encontró al hermano del Presidente Municipal
y por andar vendiendo Permisos, Quesos y Mezcal
se lo llevó directamente al Penal.

A don Pedro

Se fue la calaca sonriente
por Pedro hombre muy trabajador
vendré el año siguiente
lo llevare con todo escoba y trapeador.

La muerte se quiere casar

Está muy triste la muerte
pues no se pudo casar.
Ella no sabe su suerte
el flaco la espera en el altar

Mexican Eggnog

Standard

Courtesy of soypoblana.com (facebook.com/SoyPoblana)

This is Rompope

Rompope is an alcoholic beverage which was created in Puebla at the Convento de Santa Clara. It is an eggnog-like drink made from, not surprisingly, eggs, milk, vanilla flavouring and aguardiente. Additional ingredients can be added to create different flavours such as strawberry, cinnamon or coffee. Weirdly, no matter what flavour it is, the colour always ends up fluorescent (as seen in the picture below). Like the subjects of many of my previous posts, Rompope is very poblano, and is sold across the city and state. You can buy it easily wherever you go; for example in Cholula (see post here) and cantinas like La Pasita (see post here).

¡Salud!

Rompope Stall in Cholula

Best Rompope in the world’ available at La Pasita

LA CHALUPA : ORGULLO POBLANO

Standard

Courtesy of soypoblana.com (facebook.com/SoyPoblana)

This is Chalupas

A plate of chalupas

I haven’t said this in a while, but seriously, how amazing is Puebla! After living here for a while I think we all tend to forget what an amazing city and state this really is. My admiration really comes from the vast amount of dishes that are unique to Puebla. People think they know Mexican food, but really you don’t Mexico till you go to Puebla. Just thinking about uniquely poblana dishes, a huge list comes to mind, from Cemitas,Memelas, Mole, Chiles en Nogada, Tacos Árabes, etc. The list is endless. (More posts to follow on all of Puebla’s eclectic street food).

This post is about ‘chalupas’. It is true that a lot of Mexican dishes are very similar, many of them being variations of different tortilla combinations. But that doesn’t make any one of them any less delicious.  So what are chalupas? Well what they are not are those hard shelled things you get at Taco Bell. No, no, no.  Real chalupas are antojitos. Typically you eat them as an evening snack or as a starter, and always when celebrating Mexican Independence Day. They are lightly fried small corn tortillas (a little bit crispy but still soft), which have either red or green salsa, that are topped with onion, chicken and sometimes some cheese.

This is a dish for sharing. You don’t order one chalupa, you order a plate of chalupas. And you share them and you eat them with your hands. This is what Mexico, and Puebla is all about: food that is delicious and food that is for sharing. 

¡Provecho!

Check out Soy Poblana’s facebook page for additional posts and information about life in Puebla and Mexico!

Vamos a las Luchas!

Imagen

Courtesy of soypoblana.com (facebook.com/SoyPoblana)

Lucha Libre, which literally means ‘free wrestling’, is like WWE Wrestling but much more entertaining. Puebla has its very own lucha libre arena that hosts wrestling every Monday night. This is an experience you can’t pass up on. The wrestlers known as luchadores, bring their charisma, energy and unique costumes to create a fantastic night of entertainment. Most people will recognise luchadores by their distinctive colourful masks, though not all choose to use them. Throughout the night you will see different wrestlers fight each other, and not always 1 vs 1, but also 3 vs 3 for example.

There are three different ticket prices, according to where you sit: 70 pesos (high up), 80 pesos (middle area) and 150 pesos (ring side). In the picture below you can see the three seating areas. Personally, I would recommend the ring side seats, because in other seats it is harder to get chelas (beers)! Much like going to a baseball game, having a beer makes the experience that much more fun. Also like baseball games, there are vendors who come around selling different foods, but Mexican style. You will see cemitas being sold, for example, rather than hot dogs.

The Luchas are located at the ‘Arena’ in El Carmen (very close to the historical center): 13 Oriente 402, El Carmen, 72530 Puebla. The arena hosts ‘lucha libre’ every Monday starting at 9pm. Tickets can be bought on the spot at the ticket booth, or in advance at ticketmaster.com.

This is a quintessentially mexican experience that you shouldn’t pass up on. Soak up the atmosphere and be ready to use those vocal chords!

 

entrance to the luchas

Luchadores