REFRANES MEXICANOS

Standard
Refranes

Refranes

Los refranes son dichos breves, que representan algún aspecto del sentido común o de sabiduría popular.

Los refranes, asimismo, pueden ser entendidos como proverbios. Ya que refranes y proverbios son sinónimos. La palabra refranes, viene del francés refrían. En cambio, la palabra proverbios, proviene del latín, proverbium.

Es así, como los refranes o proverbios, expresan verdades básicas de la vida o algún tipo de concepto práctico sobre el quehacer humano.

De igual manera, los refranes o proverbios, pueden hablar sobre conductas humanas, en cuanto a las reglas que las determinan. De aquella manera, los refranes o proverbios son máximas. Como por ejemplo, “Más sabe el diablo por viejo, que por diablo”.

Con respecto a la estructura que da forma a los refranes, está por lo general, es pareada. Asimismo, en los refranes, se acostumbra recurrir a la rima y otras figuras literarias, para que éste, el refrán, tenga una mejor penetración en la memoria colectiva. Ya que de aquella manera, será más fácil, el recordarlo.

Con respecto a los refranes o los proverbios, estos están presenten en casi todas las culturas. Siendo las de habla hispana, quienes poseen una mayor riqueza, en cuanto a su elaboración y cantidad. De igual forma, los refranes o proverbios que son originarios de china, gozan de gran reputación. Son famosos los proverbios chinos, los cuales reflejan fehacientemente, lo que se entiende por proverbios. Como por ejemplo, “Un error momentáneo llega a ser un remordimiento eterno”. “A un hombre no se le puede juzgar por las apariencias”.

Claro, que los refranes o proverbios, son elaboraciones personales, a las cuales en su mayoría, no se les atribuye un autor. O sea, que la mayoría de los refranes o proverbios, son escritos o dichos anónimos.

Otros tipos de refranes, son los aforismos, las sentencias, los adagios, los dichos populares (los cuales son muy frecuentes en las zonas rurales de los países hispanoamericanos), entre otros.

Muchos de estos refranes, nacen en siglos anteriores. Los cuales han viajado hasta la actualidad, por medio de la tradición oral. Es así, como los refranes, son representantes de antiguas creencias, tradiciones, pensamientos o percepciones, las cuales no han variado mucho en el tiempo. Ya que los refranes de antaño, pueden perfectamente ser aplicados en la actualidad.

Como punto final y para el bronce, dos refranes de antología: “Haz el bien sin mirar a quien” y “En casa de herrero, cuchillo de palo”.

Refranes Mexicanos

1. ¡A darle que es mole de olla!

2. Agua que no has de beber, déjala correr.

3. Al nopal sólo se le arriman cuando tiene tunas.

4. Cuesta más caro el caldo que las albóndigas.

5. Chocolate que no tiñe, claro está.

Si quieres conocer más refranes, puedes seguir el siguiente enlace.

 

La Rosca de Reyes

Standard

LaRoscadeReyes

Si te tocó el muñequito, ¡No te hagas rosca!

La noche del 6 de enero es una tradición compartir la riquísima Rosca de Reyes y acompañarla con un delicioso chocolate caliente. El día de los Reyes Magos es una de las fiestas más importantes de la religión cristiana, porque representa el día en que Jesús se dió a conocer al mundo, así, desde que la iglesia católica reconoció la fecha, se festejaba en grande con una gran merienda, en la cual se partía un pastel o bizcocho, tradición que se conservó durante la Edad Media.

El origen de la rosca.
La rosca es de origen español y cuando los españoles llegaron a México, fue una de las tradiciones religiosas que inculcaron en los pueblos prehispánicos. Las roscas suelen ser redondas, pero en México se le ha dado forma ovalada para que muchos puedan disfrutar de ella. Se le decora con frutos secos como higos, membrillos, cerezas y acitrón. Pero, ¿Por qué la rosca encierra un niñito? Pues bien, antes no era un niñito lo que se escondía, sino un dulce o una haba que se colocaba dentro del pan y se cree que representaba el “esconder” al Niño Dios para protegerlo de Herodes. El problema era que muchos se tragaban el dulce o el haba y ahí se terminaba toda la tradición, por lo que se empezaron a colocar niñitos de pasta, porcelana y ahora plástico.

¡Los tamales en La Candelaria!
Por otro lado, su significado tiene que ver con los ritos que se desarrollan después del nacimiento de un niño y así, quien encuentra al niñito o a los niñitos (porque ahora suelen ser varios), se convierten en padrinos o madrinas y tienen la obligación de hacer una cena con tamales, chocolate o atole el 2 de febrero, y de invitar a todos los que también compartieron la rosca.

El día 6 de enero también se acostumbra “levantar al niño”, es decir, se quita el nacimiento y en muchos lugares el Niño Dios es entregadoa los padrinos que se habían escogido desde Navidad, para que el 2 de febrero, durante la fiesta de la Candelaria, lo vistan elegantemente y según la tradición cristiana, lo lleven a bendecir al templo, como sucedió con Jesús, quien a los 40 días de nacido fue presentado con los sacerdotes.

Partir la rosca se ha hecho tan popular, que no sólo se comparte en los hogares con las familias, sino también en las oficinas, escuelas y otros sitios.

Asi que, si te tocó el muñequito…
¡no te hagas rosca!
…mejor invítanos a comer tamales.