Lucha Libre

Standard
Lucha Libre

Lucha Libre

Fundada en 1863, la lucha libre mexicana se ha convertido en uno de los deportes que caracteriza a México en el resto del mundo, precisamente por su estilo libre y la magia que proyecta el ver a los luchadores volando por los aires. En los años 30, el personaje más importante dentro de la lucha libre fue Salvador Lutteroth González, pues entraría en los libros de Historia al ser el fundador de la primera empresa dedicada a esta disciplina, y fue acreedor a ser llamado “Padre de la lucha libre”.

Desde sus inicios, y hasta la actualidad, la lucha libre adquirió popularidad gracias al apoyo de los estratos socio-culturales más bajos, razón por la que esta disciplina, ha sido estereotipada y menospreciada.

El primer luchador que ocultó su identidad bajo una máscara se presentó bajo el seudónimo de “El Enmascarado” en 1934, y a partir de él, las siguientes generaciones de luchadores imitaron sus pasos, dando pie a nuevos personajes dentro del ring, lo que dio lugar a la aparición de leyendas como “El Santo”, también conocido como “El Enmascarado de Plata” y “Blue Demon”, en torno a estos dos luchadores se afianzaron la industria y la cultura de la lucha libre. Son memorables sus apariciones en el cine caracterizando a súper héroes que combaten por igual a monstruos, vampiros o científicos malignos.

Hablar de lucha libre es nada sin nombrar las máscaras, la característica más importante de este deporte, en donde cada capucha es única. Un luchador al decidir que va a presentarse como enmascarado, tiene que registrar su máscara, desde sus colores hasta los elementos que la conforman, mismos que serán los que engloben el concepto de su nombre o “mote”, y también si será técnico (bando de los buenos) o rudo (bando de los malos).

La lucha libre mexicana, se caracteriza por las particularidades en la técnica luchística, acrobacias, reglas y folklore propio de México, dotándola de autenticidad, en comparación con la lucha de otros países. Entre las características de esta actividad se encuentran: las secuencias teatrales, las rápidas sumisiones, las acrobacias elevadas, los peligrosos saltos fuera del ring, y la utilización de máscaras, lo cual logra la caracterización de cada deportista hacia determinado personaje y representa ya sea al bien o al mal, a la mitología o la historia.

Es tal la importancia de dicha disciplina en México, que se considera un fenómeno social, debido a su transmisión de generación en generación, con personajes que traspasaron las fronteras del ring para insertarse en el cine mexicano, dándole otra dimensión a este deporte-espectáculo desde el punto de vista cultural.

Cabe señalar que el género fílmico denominado Lucha Film, tuvo su momento de gloria con la película “El Santo vs. Las Momias de Guanajuato”. Otra prueba de su relevancia en México es que ha provocado que incluso algunas mujeres la pongan en práctica y a nivel internacional, tal es el caso de países como Japón, Estados Unidos, España, Alemania, Inglaterra y Puerto Rico entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *